Amar incondicionalmente a Dios.

el

Copia de vanemoran (2)

Uno de los pasajes bíblicos que expresa al amor incondicional de Dios es el de “la mujer adultera”.
Trajeron a un ser ( en aquel pasaje una mujer adultera) encontrado en “pleno acto de pecado” delante de Jesús, y le dijeron;

“Tú, pues, ¿qué dices?” condenamos a este ser por su pecado? ¿te condenamos Señor?

Desde mi propia perspectiva, seria algo así: : “encontramos a estos seres gays en constante acto (“estilo de vida”) de pecado, “Tú, pues, ¿qué dices Señor? los condenamos? te condenamos según tu respuesta?

Al Colocar a Dios en el banco de los acusados ¡nos estamos juzgando a nosotros mismos! Pues al decir que el inocente es culpable nos mostramos soberbios, injustos, e hipócritas. Y eso ya es una prueba contundente de que… somos culpables.

Hemos experimentado el amor incondicional de Dios, en el cual basamos nuestra fe.
¿Seremos capaces de amar incondicionalmente a Dios? Para respondernos esto, practiquemos con el prójimo, principalmente “con el diferente de mí”, el que se aleja de mi propia moral.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s