Muerte a ti te digo

¿Dónde está oh muerte tu aguijón?
¿Dónde tu poder inquebrantable?
No eres más que un cuento disfrazado,
La máscara de un viejo temerario.

Cruzando la vereda del olvido,
Se encuentran los recuerdos más preciados.
¿Cuál es entonces tu victoria?
Eres tan sólo umbral hacia el más deseado abrazo.

Despójate de las ropas de ángel desterrado,
Devuelve la sonrisa a esos rostros aterrados.
Tu fama de atrevida y desgarbada
Sea de una vez desbaratada.

No tienes conquista alguna
Ante seres proyectados a lo eterno;
Quítate el complejo de grandeza,
No eres ni el alfa ni el omega.

Muerte, bien, a ti te digo:
Eres la razón por la que amo estar vivo.
Tu llegada es inminente, eso es parte del destino,
Pero nunca sin antes haber recorrido
La historia que para mi vida Dios ha escrito.

¿Dónde está entonces tu aguijón?
¿Y dónde oh sepulcro tu victoria?
Si Dios te ha quitado tu soberbia
Soplando con su aliento vida eterna.

Derechos reservados 2017.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s