Tu último aliento

Tu último aliento se hizo infinito,
El último latido de tu corazón se eternizó,
Congelando el instante con zozobra y dolor.

Anhelé con mi alma que tu corazón
volviera a continuar su canción.
Pero la pieza había terminado,
Haciéndome testigo del adiós.

Fue tu último aliento de vida,
y con él llegó el momento de tu partida.
En un día casi como hoy de momentos mezclados
entre un sol tímido y una lluvia de poca intención,
te fuiste a los brazos de Dios.

Y me quedó el dolor de haberte perdido,
una madre es lo que un hijo nunca desea perder.
Y te extraño aún hoy, a pesar del lejano adiós,
y la distancia entre una vida y otra vida.

Extraño tus abrazos de siempre,
Y esos que me dabas a escondidas.
Siempre me hicieron falta,
y siempre lo supiste, aún hoy.

VaneMoran.
Derechos reservados 2015©

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s