Desapego y tiempos de dolor

Tiempo de llorar, por la ausencia de nuestros seres queridos que ya no están.
Ausencia de un amor irreemplazable. Nos apegamos a él, por la necesidad natural de aferrarnos.

Algunos se apegan a un mundo material, carentes de amor, otros al trabajo, al estilo de vida que el mundo propone. Para otros, sin embargo, a la flia, que es la manifestación mas directa del amor de Dios.

Nuestro apego a esos pedacitos del amor de Dios esparcido en nuestro entorno para poder sentir el amor de Dios de manera directa. Sus caricias tangibles, que ahora se han transformado.

La partida, la ausencia de ellos es para uno la puerta a un nuevo nivel de aprendizaje.
Una nueva materia en la lección del amor de Dios. Una comprensión más profunda, una visión diferente, una perspectiva más amplia. Son los nuevos temas que te esperan aprender.

Con el tiempo, el recuerdo de los buenos momentos con esos seres que llenaron tu vida, te devuelve una sonrisa. Y aún solo con el tiempo esos recuerdos te hacen piantar un lagrimón.

VaneMorán.
Derechos Reservados 2013.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s